Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

jueves, 16 de septiembre de 2010

Por qué soy optimista


La última lección que crece como una bola de nieve es la enorme decepción que lleva por dentro la masa de gente que creyó en "el Proceso", y hoy es sólo una cultura del miedo y de la humillación, por lo que se sienten afuera de este proyecto

Por: Fernando Niño
Tal Cual Digital


El 26S es un termómetro fundamental para medir la temperatura de una cultura de la esperanza. No me refiero al sentido espiritual del término, sino a su orientación al fortalecimiento de nuestra autoestima como personas y como Nación, tan severamente golpeada.

Esperanza en nuestra habilidad de interactuar positivamente con todo lo que nos rodea y construir aportes a nuestro proyecto de vida. Y este proceso de establecer una cultura de la esperanza ha sido un largo camino de desaciertos y miserias de la oposición, y también de aprendizajes.

Estos aprendizajes los resumo en varios aspectos. Primero, los tácticos: la MUD se convirtió en el centro de operaciones. Se consolidaron grupos de protección del voto para todas las mesas, que cuentan con miles de voluntarios, sin paga. Y salvo excepciones, que la historia los juzgará y contra todo pronóstico vamos unidos.

Segundo, los estratégicos: La política de la oposición cambió radicalmente, de ser una oposición mediática cuyo mensaje era más de un interlocutor "limpio y joven", aunque con poca fuerza en las bases sociales, se pasó a una oposición que utilizó cada candidato de cada municipio, como el vocero "responsable" de atacar los males que aquejan a los más humildes del país.

Se disputa por "la empatía con la víctima" en la arena de las necesidades del pueblo, contra los grupos de base del PSUV, desmoralizados y llenos de pánico y rabia, a pesar de que están debidamente asalariados.

La tercera lección es el compromiso de la gran mayoría de la MUD con atacar la pobreza. Grupos de profesionales y comunidades organizadas han logrado establecer propuestas para la acción inmediata para combatir los grandes males que redundan en la pobreza.

Las propuestas de la MUD como "100 líneas de acción", así como las propuestas de candidatos como www.mariacorina2010, entre otros, contemplan análisis y acciones de control, legales y presupuestarias, factibles para hacer los cambios necesarios que reorienten este tren desbocado dirigido hacia el comunismo cubano.

La última lección que crece como una bola de nieve es la enorme decepción que lleva por dentro la masa de gente que creyó en "el Proceso", y hoy es sólo una cultura del miedo y de la humillación, por lo que se sienten afuera de este proyecto.

Observan el desprecio y la saña del gobierno contra sus mismas bases que lo cuestionan o le exigen un recto proceder en temas básicos como Prudeval, las fallas eléctricas, la delincuencia, las muertes, el desempleo, la corrupción, y sólo observan las respuestas cínicas y canallescas, no sólo contra la oposición sino contra el sentido común del pueblo mismo.

Y coronaron este desprecio con la enorme inhumanidad dejando morir a uno de sus iniciales creyentes, que decepcionado llevó su causa a la última consecuencia, a Franklin Brito. Por esto el 26S votaremos por la cultura de la esperanza.